Català  |  Castellano

Servicio de Ginecología
Hospital Universitario Vall d'Hebron
Área Materno-Infantil

Paseo de la Vall d'Hebron, 119-129 - 08035 Barcelona
Teléfono: 93 489 30 00
info@ginecologiavhebron.com
Unidades > Gin. Oncológica y Patología TGI > Principales procesos asistenciales > Sarcomas uterinos
Ginecología Oncológica y Patología TGI
Principales procesos asistenciales
Sarcomas uterinos

Generalidades. Epidemiología

Los sarcomas uterinos constituyen un grupo infrecuente y heterogéneo de neoplasias uterinas. Representan entre un 3% y un 5% de todos los tumores uterinos. Su heterogeneidad se atribuye a los diferentes tipos histológicos que forman parte de este grupo de neoplasias uterinas: Carcinosarcomas (50%), Leiomiosarcomas (30%), Adenosarcomas (10%), Sarcomas del Estroma Endometrial (8%), otros (2%).

La edad de mayor incidencia es entre la 4ª y 6ª décadas de la vida.

En relación a los posibles factores de riesgo asociados, no se han hallado resultados concluyentes en cuanto a la paridad, la edad de la menarquia y de la menopausia. Sin embargo, se ha registrado en un 5-10% de los casos historia de irradiación pélvica previa; así como, se ha observado que un tratamiento prolongado con tamoxifeno incrementa el riesgo de sarcoma uterino principalmente del tipo histológico carcinosarcoma, pese a que el riesgo absoluto es bajo.

 

Diagnóstico

El diagnóstico de esta entidad puede ser incidental tras el resultado histopatológico de una pieza de histerectomía o miomectomía realizadas bajo la sospecha diagnóstica inicial de un proceso benigno.

Por otra parte, tanto las características clínicas como los posibles hallazgos constatados en las exploraciones de imagen no son específicos, pudiéndose presentar en otros procesos patológicos malignos (carcinoma de endometrio) o benignos (miomas uterinos).

  • Clínica:
    El síntoma más común es el sangrado vaginal que puede ser desde un spotting hasta una menorragia. Otros posibles síntomas asociados son el dolor pélvico o abdominal, la presencia de un flujo vaginal sucio maloliente, la distensión o aumento del perímetro abdominal, entre otros.

    A la exploración física ginecológica puede constatarse un útero aumentado de tamaño; y, en el tipo carcinosarcoma, la protrusión de parte de la tumoración a través del canal cervical.

  • Exploraciones complementarias:
    Las técnicas de imagen empleadas para el estudio diagnóstico de los sarcomas uterinos son la ecografía ginecológica transvaginal y/o abdominal, la RMN pélvica y/o la TAC abdómino-pélvica; estas dos últimas exploraciones nos van a aportar información no sólo de la tumoración uterina, sinó también sobre un posible crecimiento locoregional con afectación extrauterina.

    La realización de una biopsia endometrial previo al tratamiento quirúrgico de esta entidad, puede aportarnos información en cuanto a las características histológicas de la neoplasia uterina si es patológica, pero el resultado puede ser negativo en aquellos casos donde no hay afectación endometrial.

    La determinación de niveles séricos de marcadores tumorales para el diagnóstico y seguimiento de este tipo de neoplasias uterinas no está indicada.

 

Tratamiento

  • Cirugía:
    El tratamiento de elección de los sarcomas uterinos es la cirugía, la cual debe ser óptima. En términos generales, va a consistir en una histerectomía total con anexectomía bilateral, una linfadenectomía pélvica bilateral y lavados citológicos peritoneales. Existen algunas particularidades para algunos tipos histológicos con mayor o menor afectación extrauterina peritoneal y/o ganglionar; así como, para determinados estadios de la enfermedad.

    Es muy importante la realización de una cirugía correcta, ya que la estadificación de la enfermedad va a depender de ella; y, en última instancia, el estadio va a ser uno de los factores más determinantes del pronóstico de la enfermedad, así como, va a condicionar la necesidad o no de terapias adyuvantes tras la cirugía.

  • Radioterapia:
    Ha demostrado ser efectiva en incrementar el control local de la enfermedad. Hoy por hoy, debe indicarse como terapia adyuvante de los sarcomas uterinos según los mismos criterios que los empleados para el carcinoma de endometrio.
  • Quimioterapia:
    La utilidad de la quimioterapia como tratamiento adyuvante de los sarcomas uterinos es discutible. Sus indicaciones se limitan a los estadios más avanzados de la enfermedad.

 

Pronóstico

En general, los sarcomas uterinos son un tipo de neoplasia ginecológica con mal pronóstico y comportamiento más agresivo que el carcinoma de endometrio.

La supervivencia a los 5 años va a depender del estadio de la enfermedad, siendo para los estadios iniciales entre un 40-70%; y, para los estadios avanzados entre un 0-20%.

A parte del estadio que es el principal factor pronóstico, otros factores que influyen en el pronóstico de la enfermedad son el tipo histológico (siendo de mejor pronóstico los adenosarcomas y los sarcomas del estroma endometrial, y de peor pronóstico los leiomiosarcomas), la presencia de enfermedad ganglionar y/o peritoneal, entre otros.